Doma Natural, ¿Qué es?

Cada vez es más común escuchar sobre la Doma Natural de caballos aunque en realidad es un tipo de doma que tiene ya bastantes años.  La doma natural lo que hace es intentar que el caballo aprenda con la base de su libertad y la relación con el hombre. Lo cual es muy distinto a forzar al caballo a que haga las cosas a base de dolor, amenazas o superposición.

La doma natural tiene en cuenta el estado emocional, físico y psicológico natural del caballo.  Es intentar ir más allá y comprender al caballo en su proceso de crecimiento físico y de aprendizaje.  No es solamente hacer las cosas con cariño y con cuidado, si no que es una doctrina que profundiza en la relación del dueño con el caballo y en intentar comprenderles.

Cada domador de doma natural tiene su “método” de hacerlo, digamos que por eso no es considerado un método sino una actitud o una filosofía que se elige como doctrina en la enseñanza de un caballo.

Tenemos que darnos cuenta de que los caballos son animales libres y sociales, esto no puede olvidarse jamás, por lo que al tenerlos en cuadras metidos y separados unos de los otros hace que los caballos psicológica y físicamente cambien.  Es por eso que muchos países (sobre todo nórdicos) como en Islandia, tienen a los caballos libres y tienen métodos de relacionarse con ellos muy distintos al del resto de los países.

Al tener a los caballos encerrados desarrollan “taras” como morder la cuadra, tragar aire, patear constantemente la cuadra, lo cual es un indicador del estado físico y emocional del caballo.

La doma natural y la doma tradicional no son incompatibles.  Hay quienes opinan que es perfectamente compatible trabajar a tu caballo en el picadero media hora con doma natural y después trabajarlo con los métodos tradicionales.  Es más bien como os comentaba más arriba, más que un método es una actitud en la cual el hombre intenta adaptarse al caballo y no viceversa. Es recurrir a la recompensa y no al castigo y enseñar al caballo lo que es lo correcto y lo que no es correcto.

La Doma Natural consiste en varios puntos:

Observación: Tenemos que aprender a observar al caballo.  Cuando ellos tienen miedo, están bajo tensión o incómodos lo reflejan a través de su cuerpo con la cara, los ojos, la cabeza, las patas y en general con su actitud.  Siendo conscientes de esas “señales” que nos da el caballo, nosotros sabremos su situación emocional y entonces sabremos cómo proceder a acercarnos y tratar con él.

Comunicación:  Tenemos que saber que son caballos inteligentes, sensibles y que entienden aunque tengamos lenguajes distintos. Como dice Klaus Ferdinang Helpfling, uno de los primeros introductores de la doma natural en España “la verdadera comunicación con un ser que no conoce nuestro lenguaje requiere, si ha de ser un encuentro para ambos, profundidad, mucho corazón abierto, entendimiento y comprensión. Sólo entonces se llega a una complicidad sin lucha, sin obligación”.

Confianza: Así como las personas nos vamos cogiendo confianza, sucede lo mismo con los caballos.  Es un trabajo de paciencia, que va a facilitar que el caballo convierta la desconfianza en confianza y entonces no luche ante alguien que no conoce.  Es entonces cuando el adiestrador puede empezar a acercarse, ponerle alguna manta encima, tocarle todo el cuerpo y empezar el trabajo con el caballo, porque el equino ya no le ve como una amenaza y entonces no necesita luchar.

Os invito a echar un vistazo a estos blogs de doma natural y a aprender un poco sobre algunas prácticas que podemos llevar a cabo con nuestros caballos e intentar llevar con ellos una relación mas amable.

Natural Hipic

El mundo de la Doma Natural

La Doma Natural – Lucy Rees

Horses of Iceland

Deja un comentario