¿Cómo aprenden los caballos?

Si entendemos mejor la forma en la que nuestro caballo aprende y se comporta siempre va a ser mucho más fácil comunicarnos con él y tener una mejor relación ya sea antes, durante o después de la doma y para cualquier actividad que hagamos con él.

Los tipos específicos de comportamiento animal se llaman “respuestas”, que son básicamente los actos del caballo que corresponden a un estímulo determinado y pueden ser condicionados (aprendidos mediante la práctica y son los más utilizados en el proceso de doma) y no condicionados (que son las respuestas de tipo natural y sin práctica anterior).

Aunque los caballos deciden por sí mismos en torno a su comportamiento natural, cuando se inicia el proceso de doma se le pide que vaya respondiendo a estímulos y solicitudes que le hacemos.  Estos estímulos o también llamados “refuerzos” pueden ser refuerzos primarios (tienen cualidades de refuerzo natural por ejemplo darles comida) o secundarios (son aprendidos con el tiempo, por ejemplo muestras de afecto).   Y estos refuerzos pueden ser tanto positivos como negativos, aunque ya sabéis que nosotros recomendamos siempre reforzar de forma positiva para no crear traumas a nuestro caballo y porque es una forma más natural y ética de tratar al caballo.

Los caballos sin domar no identifican un refuerzo positivo hasta que lo asocian con un refuerzo primario ¡por eso es tan difícil domarlos!  Y aún cuando el caballo como animal no es reconocido como ser altamente inteligente comparado con otras especies, sabemos por experiencia que tienen gran capacidad de aprendizaje sobre todo con lo relacionado a la locomoción.