El poder curativo de los caballos

Desde hace ya varios años, los caballos han sido utilizados para el tratamiento de diversas enfermedades tanto físicas como psíquicas en pacientes de distintas edades y en muchos países del mundo.   Aunque desde el siglo 450a.c. Hipócrates hablaba sobre el poder curativo que tenía el montar a caballo y la relación con los caballos, siendo éste uno de los principales precursores de lo que hoy conocemos como «equinoterapia».  Hipócrates afirmaba que el alma (o el ánimo) de  aquellos que estaban enfermos mejoraba notablemente cuando montaban a caballo.

Algunas de las enfermedades para las que se ha utilizado la equinoterapia es la esclerosis, la parálisis cerebral, espina bíficda, anorexia, autismo o síndrome de Down entre otras.

Hipócrates fue uno de los precursores de esta medicina sin contraindicaciones. Allá por el 460 a.C. ya decía que el ánimo de quienes no se podían curar mejoraba con la equitación. La equinoterapia o hipoterapia aprovecha los movimientos tridimensionales del caballo para estimular músculos y articulaciones: todo el sistema sensomotriz se ve beneficiado. Pero no sólo eso. Hipócrates tenía razón y las ventajas terapéuticas a niveles cognitivos, comunicativos y de personalidad están más que demostradas. La parálisis cerebral está a la cabeza de las afecciones para las que se recomienda, pero también la esclerosis, el autismo, el síndrome Down, la espina bífida, las enfermedades neurodegenerativas o la anorexia, por ejemplo.

Desde 1987 En Bethel Bielfield (Alemania) existe un sanatorio que atiende a 5.000 pacientes con  trastornos y en el que los caballos (entre otros animales) son completamente parte del tratamiento y de hecho cuidarlos es parte importante del programa.  También muchos países escandinavos desde hace años se han implementado técnicas curativas a través de la relación de los pacientes con los caballos.

En Dijon, Francia tanto en hospitales como en residencias, Peyo un caballo semental visita a diario a personas en estados críticos mostrando los pacientes reacciones nunca vistas con otro tipo de terapias.

 

Hay quien dice que los caballos son un regalo de Dios para los hombres.

 

Deja una respuesta