Arete, un caballo tuerto y ganador Olímpico

Esta es la historia de “Arete” un caballo tuerto que nace en 1938 en Los Altos, Jalisco, en el rancho “Las Trancas”; un potrillo alazán tostado a quien bautizaron con el nombre de “Arete”, debido a que había nacido con una hendidura en la oreja izquierda.

Más tarde el caballo  fue adquirido por el Coronel Rocha Garibay, el cual posteriormente sería entrenado para participar en las competencias en las que participaban los oficiales del regimiento local (ejército).  Entre 1940 y 1945, “Arete” empezó a adquirir popularidad ya que empezó a ganar varias competiciones hasta que en 1947 fue vendido al señor Juan Barragán por 8,000 pesos para luego cederlo al señor Casimiro Jean quien era en esa época la cabeza del Club Hípico Francés.   en luego terminó cediéndolo a Casimiro Jean, cabeza del Club Hípico Francés.

Poco a poco “Arete” fue perdiendo la vista del ojo izquierdo por lo que no se esperaba ya mucho más de él y fué poco a poco quedando en el olvido hasta que en Enero de 1948, el militar Mariles fué de visita al Club Hípico Francés y por casualidad vió a “Arete” sintiendo una fuerte atracción hacia este caballo tanto que no tardó ni un segundo en montarlo.  Casi al instante sintieron tal conexión que fue el inicio de una gran historia entre Mariles y Arete.

Mariles se llevó a Arete para poder competir con él ya que era un caballo que aún cuando no era muy rápido tenía mucha potencia y mucha habilidad para saltar.   Mariles por su parte, ha sido uno de los deportistas hípicos más destacados ya que obtuvo dos medallas de oro y un bronce que le costaron mucho.  Se acercaba la época de las Olimpiadas y Mariles quería ir, por lo que apretó hasta donde pudo su nivel de competición ganando 5 de 6 pruevas en Italia y Suiza durante su recorrido Pre Olímpico que tuvo sede en  Nueva York, Toronto, Italia, Suiza y Londres.

Su majestad, el rey Jorge VI de Inglaterra inauguró el 29 de julio de 1948 los XIV Juegos Olímpicos, donde participaron 59 países. La primera victoria del equipo hípico mexicano ocurrió el 8 de agosto, cuando Mariles, Campero y Joaquín Solano Chagoya conquistaron por equipos la medalla de Bronce en la prueba de los Tres Días.

El estadio Wembley se revestía en un silencio sepulcral. “Arete” con ritmo cadencioso, saltaba limpiamente dirigiéndose a la ría que mató las esperanzas de sus contrincantes; pero no la de él ni de su jinete, porque a pesar de caer en el primer salto, remontaron para que “Arete” volara sobre aquel muro.

La primera medalla de oro individual y por equipos; además de la plata de Rubén Uriza, seguidos en el medallero por España y el anfitrión. Y un homenaje tumultuoso para el equipo hípico a su regreso.

“Arete” fue sacrificado el 4 de febrero de 1952 debido a un accidente mientras jugaba con un caballo Argentino llamado “El Cordobés” quien dió a “Arete una patada en la clavícula siendo el inicio de operaciones y veterinarios dando por fin a su muerte en 1952.   Sus restos fueron depositados en uno de los jardines del Centro Deportivo Olímpico Mexicano.

“Para el general fue un golpe tremendo. Resintió su pérdida como se resiente la pérdida de un familiar cercano. Si alguien me lo preguntase, diría que Humberto nunca pudo sobreponerse a ella, simplemente porque jamás encontró a otro caballo como “Arete”, comentó hace ya varios años Alicia Valdés, quien fuera esposa del general Mariles Cortés.

Deja un comentario