Prevención del estrés en los caballos

Es importante conocer los síntomas de estrés que presentan los caballos para saber prevenirlos y manejarlos.  También saber que muchas veces llamamos “taras” a conductas que tienen los animales y que no son otra cosa si no la manifestación del  animal ante un estado natural no conseguido, un mal manejo o mala alimentación. 

Algunos animales (incluídos los caballos) presentan síntomas de estrés por las condiciones en las que se encuentran y por otras causas que veremos más adelante.   No debemos olvidar que los caballos, como muchos otros animales viven en cautiverio y que su condición natural no es vivir encerrados en boxes si no libres en el campo y lo que ello conlleva.

Hay que saber que si vamos a trabajar con caballos, intentemos por lo menos darles una vida excepcional y lo más parecida a su estado natural, pero de verdad intentar que sea lo más parecida.

Algunas de las causas principales del estrés son: el encerramiento y aislamiento frente a otros caballos, la falta de diversión y aburrimiento (falta de estímulos y falta de actividad), hacinamiento, cría intensiva, estímulos dolorosos por enfermedad o técnicas de cuidado inadecuadas por parte de los cuidadores que no tienen conocimientos.  Otra de las causas es la restricción de conductas normales en libertad, como revolcarse, estirarse y el contacto social natural con el resto de caballos y también la falta de ejercicio.

Todos los vicios que se manifiestan como consecuencia de este estrés tienen una clasificación.  Cuanto más característico de la especia sea una respuesta al comportamiento que no se permite, tanto más probable es que no se esté satisfaciendo una necesidad etológica y por tanto el caballo reacciona con una conducta estereotipada anómala.

Existen tres tipos de anomalías principales:

a) Anomalías reactivas: suelen ocurrir cuando el animal está excitado

b) Anomalías estereotipadas: se caracterizan por movimientos cortos repetitivos

c) Comportamiento oral o ingestivo anómalo: respuestas orales e ingestivas por deficiencias nutricionales o por manejo no adecuado

d) Anomalías reproductivas: relacionadas con las actividades sexuales maternas o neonatales.

 

Deja un comentario